Escritor Compulsivo

Está todo bien.

Dímelo así como se escribe, pronunciando su sentir, y esquivando su sentido de calmarlo todo,
está la palabra pero no la fuerza que trasmite cuando evoca de tus labios para alcanzarme,
bien no es apenas dicho, bien no es la voz que congela las ganas, bien no es bien si no estas bien.
No puedo estar bien cuando me nace escribir, quiero escribir sobre el mundo pero a tu lado y no escuchar está todo bien, cuando no puedo estar bien del todo, y si miento me miento a mí con la cabeza que no me deja dormir por las noches, con la mentira haciéndome sentir nada para nadie, nada para mí, no me gustaría ser así, se que si me equivocó me va estar atormentando el sufrir todo el tiempo, no puedo estar bien así.
No puedo darme el lujo de mentir y hacerme daño y hacerle daño a quien de verdad quiero, simplemente no lo hago más, para poder decir, está todo bien.
No hace falta confiar en uno para no lastimar, hace falta creer en eso que sentimos, fuera de lo malo, lejos de pensamientos que no cuentan para estar bien, creé en el sol que siempre está aunque las nubes no te lo dejen ver y nublen tu vista, no dejamos de creer que el sol está ahí detrás, porque se siente solo hace falta sentirlo y decir ahí está, y está todo bien que esté cubierto, mañana seguirá estando ahí, nunca se va alejar más de la distancia que vos le imponga, y está bien, pero jamás dejé de sentirlo porque es el que te genera ese sentir, y cuando las luces del mundo se apaguen y no puedas ver donde estás, el tendrá un lugar especial para vos, aunque reniegue que no es así, lo tendrá dalo por seguro, y no hay nada más bien que un bien que genera mas bien, y el ciclo de lo bueno empieza, cuando tu noche se encuentra con tu sol.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.