migreriana

Quien no extraña no sabe qué siente


Quien no extraña se embarca en percibir la realidad aventada,
busca y resuena su don en el borde de un corazón ralo,
Quien no extraña: proyecta, recorre sus metas se vuelve un ermitaño
incrustado en un lápiz , en el tipeo de un plan para no sentir las grietas del sol.
Quién se atreve desnuda el alma y se le hace un lazo en las entrañas,
quiere escapar, lanzarse a la aventura de rozar cada límite sin pausas,
Quien lo hace ya sabe que es pirata de su propia algarabía, roja y dulce
como el vuelo que retorna en la piel, en el cuerpo del que sonríe al amor sin palabras


Tal vez extrañar solo sea una ilusión de amor,
un sentir especial que desnude mi alma sin conocer a su propio corazón.
Que alegría sería saber de ti que estas allí,
pensando en mí, sabiendo que,
solo y triste en mi encierro,
leo y releo tus pensamientos,
que debo entender
que si pienso tanto en ti,
es porque verdaderamente te amo,
por eso sé que te extraño a ti.


Quien no extraña, no huele el aroma extraviado
Quien no extraña, un poco se llena de marrón liquido
Pues solo quien abre el pecho respira un poco de primavera
Y el aroma del amor recorre todos los miembros del cuerpo
sobre la sangre palpitante que apura el noble corazón


El que no extraña es porqué ha perdido tanto,
Que se olvidó de ese amargo desencantó,
Se olvidó de la gente que le importó, que le enseño,
Ya no extraña al pequeño que dentro de el habitaba,
Se perdió por el dolor que sentía al extrañar.


Quien no extraña no sabe que se siente cuando el amor se acaba, y un sentimiento de tristeza nos embarga, arrasando momentos felicies, besos bajo la luna y las promesas de nunca irte.
quien no extraña un amor, despues de despedirse,
no sabe lo que es el lamento, la soledad y el recuerdo de un alma que todavia siente ese amor en sus narices.
Pero a veces quien no extraña es por que tiene todo el amor a su lado, se siente acompañado , amada, alegre y llenos de esperanza de besar en las tardes tus dulces labios.


Y como saber quien soy,si como un duende travieso te extraña sin cesas,te amo hasta los huesos.
Esta es ultima y sexta,me asidero a tu sombra,
y una vez mas,mi corazom es una ola de extraños sucesos,
De resplandor,de puertas que no giran,como no extrañar un lecho,de olor sudor,de sexo donde el amor quema.
Quiero extrañarte tranquilamente,ha llegado el momento.
Que esperas?porque te miro?quizas penas de espinas,mirame mas adelante,en la playa donde empieza el extraño mar de la realidad,
toma mi mano breve,,y dejate llevar ,,tu me conoces?y donde estas?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.