Tarquino Piguave Arreaga

MADRE INCOMPARABLE

Mi madre se fue hacia el cielo

Y yo me quede solito

Llorando sin un consuelo

Con desventura y desvelo.

Mi madre era bien bonita

Era dulce florecita

Del jardín de los ensueños.

No te he podido olvidar

Un instante madre mía

Eres la luz que me guía

Quién quita mis amarguras

Con esa inmensa ternura

Que me daban tus caricias

Eran para mi delicia

Eran flores perfumadas

Hoy que he llegado a viejo

Con pensamientos añejos

Recuerdo bien tus consejos

Y extraño tu voz tan bella

Que ahora allá en el cielo

Eres mi mejor estrella

Que brillas tan esplendente

Iluminado mi mente.

Siempre tu estas presenten

En mi vida madre mía

Eres dulce melodía

Que llega a mis oídos

Y mi pecho estremecido

Está lleno de nostalgia.

 

  • Autor: Tarnipia (Seudónimo) (Offline Offline)
  • Publicado: 9 de mayo de 2020 a las 23:38
  • Comentario del autor sobre el poema: Poeta GuayaquileƱo Tarquino Piguave Arreaga, en recuerdo de su amada madre.
  • Categoría: Amor
  • Lecturas:


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.