Mariesther Munoz

Alborada

Alborada

 

Anima la hora que surge en vida.

Labra el alma para que quede fortalecida.

Besa con ternura como si fuera sobrevestida.

Ofrece empatía para una vida extrovertida.

 

Riega aliento para una tierra protegida,

Alagada de tener una guía prevenida

De la angustia liberticida

Al ala despavorida.

 

Por: Mariesther I. Muñoz Phi

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.