rafaidrovofoto

Muerte

Entre el delirio y la vida,
nace temido, el ánima social
camina palpando latidos
metacarpos entrelazan el suspiro final.

Al susto y cuidado, le juega,
a la sensibilidad, a la esquizofrenia
a la paranoia, al amor y
a la esperanza, al fuego los entrega.

Taciturno y noctámbulo respira
por las venas de la metrópoli
danzando con las risas y el llanto
plantea la oscura metafísica.

Imperceptible y gélido invento
Excusa divina de ignorancia
caerás sólo por la manos que te rechazan
derrotado solo por quien te creó.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.