Benito Lucero

Un día todo cambio

Un día de pronto todo cambio, al mundo un terrible virus llego, de un solo golpe a todos nos encerró, tomandonós por sorpresa con nuestra paz acabo y así sin más un día todo cambio.

 

En casa reinaba la angustia y preocupación, cuando podremos salir preguntaba el vecino, mientras que a través de una pantalla me veía con mis amigos, los más viejos aprendieron a usar la tecnología y asía a la fuerza se volvió parte de sus vidas.

 

En las noticias decían que esto es una guerra, y que debíamos combatir desde casa pues esa era nuestra trinchera, a quienes el virus contagiaba a los pocos días se lo llevaba, y así sin entierro previo, se los llevaban de poco al cementerio.

 

Las cosas simples y sencillas se empezaban añorar, inclusive ese necio tranque que no me deja temprano al trabajo llegar, empezamos a valorar las cosas sencillas de la vida, era feliz y no lo sabía.

 

Por su parte los animales a la pandemia agradecían pues de a poco volvían a recuperar sus espacios y tranquilos en las calles se les vía, mientras todos nosotros admirados solo desde la ventana observábamos, todo cambio me decía yo y sé que aunque todo acabara un día así como llego, el mundo no será el mismo.

Bendito sea Dios!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.