Pyck05

EL CORAZÓN...

El corazón,
latiendo desbocado,
puede sangrar.

Esas heridas,
pequeñas e invisibles,
son dolorosas.

Y duele el alma,
y duelen los sentidos
y alguien se muere.

Y todo acaba,
la risa se marchita,
se marcha el sol.

Llega la sombra,
cruel y despiadada,
con tanta bruma.

Se van al suelo,
con llanto y con tristeza,
las ilusiones.

Aquellos sueños,
(¡benditos sus recuerdos!),
atrás quedaron.

Rotos espejos,
con tantas mariposas
hoy añoradas.

Y el corazón,
sufriendo, en el silencio,
esta agonía.

Rafael Sánchez Ortega ©
05/03/20



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.