Pandra

Mailo...

Aún sigues aquí

Aún no soy capaz de dejarte ir.

Escrito en cada página de mi diario, 

Te paseas entre líneas, me recorres entre letras... 

He guardado cada poema, cada mensaje, cada momento en el que me abriste tu corazón desde que nos conocimos, desde la primera vez que me dijiste "Te Amo", del amor a la antigua y en nuevas formas, del amarme sin medidas, sin tiempos, ni distancias. Del amor apasionado, frustrado, dichoso, profundo y desarmonioso. 

 

De ese que nunca hemos sabido categorizar, pero que siempre vuelve, que siempre está. 

Te leo, releo y no paro de pasar página

 y una tras otra vuelvo a verte, 

una y otra y otra vez. 

 

Aunque mis lágrimas han hecho ilegibles ciertos fragmentos, al verlas, así no hayan letras, veo nuestra historia en cada gota implosionada, así, como ese cuaderno, desaliñada e imperfecta. 

Veo todos mis errores o más bien temores, veo mis dudas, te veo a ti como un reflejo mío, te veo entre humo, entre ese en el que sentí perderte y en el que vuelvo a hallarte cada vez que respiro.

mi alterego, mi tomatote, mi sol de medio día, mi cielo, mis manos, mi cuerpo, mi amor de todo mi amor.

Has tomado todas las formas, colores, sonidos y sentidos, te recorro cada día al abrir mis ojos y cuando los cierro, aparece fulminante tu imagen y me acaricia, me besa, me hace el amor desde el alma, porque penetraste más allá de carne y generaste más allá de orgasmos. Me enseñaste mis demonios y a vivir con ellos, a descubrirme, a construirme, a ver el ser imperfecto, tan ancho pero poco profundo. Un mar lleno de tormentas. 

Pero de algo estoy segura, y es que te sumergiste como ancla y no te ahogas. Saco y saco el agua por las cuencas de mis ojos, me adentro pero no logro hallarte, me hundo hasta casi abisales y no te veo ¿qué tan profundo pudiste hacerte paso, qué no puedo encontrarte? 

Veo aquella película, que un día vimos con tanto silencio, con tanta risa, con tanto amor, pero especialmente con tanto miedo, miedo de que esa fuera nuestra historia, recuerdas: "Así que no será fácil, será realmente difícil. Y tendremos que trabajar en esto todos los días, pero quiero hacerlo, porque te quiero, quiero todo de ti, para siempre, tú y yo, cada día".

 

No quiero terminar así, me da miedo seguir cargandote toda la vida, voy como foránea con la soga al cuello, rumbo al abismo. Sin embargo, también le temo al ir a buscarte, compartir la carga y terminar de una vez por todas saltando al precipicio. 

 

Toda una lógica paraconsistente

Llena de opuestos, sin contradicciones

Vagones diferentes transitando por los mismos rieles, bifurcaciones de las mismas aguas.

Tan diferentes, pero latiendo en la misma frecuencia. 

A veces entiendo al principito y otras tantas le odio por quitarme a mi zorro. 

 

No sé si podré, si podás, si podamos, todo se pinta en un universo de posibilidades y no sé en cuántas podamos realmente coincidir, las esperanzas son pocas y el pasado tanto.

Nadie lo entiende, nadie, ni siquiera nosotros. Cualquier consejo se torna falaz en esta lógica de dos, en ésta síntesis inconclusa, en este amor fulminante. 

Hemos fracasado tantas veces, pero nunca nos hemos perdido, siempre serás mis brazos y yo tus cielos. Siempre serás tan mío, como yo tuya. Mailof

 

 

Comentarios1

  • sandor

    No quiero terminar así, me da miedo seguir cargandote toda la vida, voy como foránea con la soga al cuello"
    Un viaje tú poema por ese territorio lleno de minas que es el amor ..sonido para el alma que muchas veces se apaga.
    Me ha gustado mucho

    • Pandra

      Espero haya sido grata la trayectoria y hayas llegado conmovido al destino.
      Gracias por leerlo



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.