rafaidrovofoto

Tic - Tac

Ahora no pienso más,

el papel hace mutis sobre tu lejanía,

Drexler dibuja la temporal soledad

en que me ha confinado el viento.

 

Ni la más grande poesía podrá dibujarte en mi cabeza

tu deliciosa silueta, razón de mis penas y amores

flor eterna sobreviviente del desierto.

 

Tanta naturaleza me lleva hacia el silencio,

y sigue cavando, con mis manos enredadas y

mis pies danzando con el agua

te canto a ti valiosa compañía y eterno pesar.

 

Maldita daga de filo prodigiosa, de certeza envidiosa

maldita la Luna que no sabe adolecer, malditas mis penas

mis manos, tu miel.... mis manos, tu miel.

 

No importa, ya no.

Te importe o no, aquella daga sigue cortando el cielo

y no acabará porque ese es su deber intocable e inquebrantable

como mis pies en el camino.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.