Catacerina

Huelga

A veces esposo mío, me canso de reír y soy pluma al viento, se me acaban las ganas de ser una estampita de los años 50.

 A veces mi niño mamá se cansa de ser, de tener siempre que estar y de cumplir su deber. 

A veces amigo mío, no quiero ser paño de lágrimas, no quiero oír tus historias.

A veces solo aveces los payasos de mi circo entran en huelga.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.