rafaidrovofoto

Ermitaño

Ermitaño enamorado,

miro mi estrella, porque es mía

la miro y suspiro, suspiro aliviado...

"aún brilla".

 

Y espero con ansia el crepitar nocturno,

infeliz pensando en soleados senderos

mis pies a otro cuerpo responden,

obligaciones, preocupaciones y labores los levantan.

 

Llega al final el oscuro inicio

aquel ensordecedor palpitar mío

mis manos gélidas palpando tu reflejo en el agua

y me adentro de nuevo al poético ritmo.

 

Mi piel y tu luz; extraño desatino

vuelo tan cerca, pero aún estas lejos.

Fugazmente, termina y te arropas,

entre siluetas sombreadas, montañas y ríos.

 

Ermitaño enamorado,

miré mi estrella, porque es mía

la miré y suspiré, suspiré aliviado...

"aún brilla".



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.