Ben-.

Vida de circunstancias-.

Ya la visión cegada

para otros racimos,

vuelve sin duda, tu vista

hacia otros lares más inoportunos.

Quizás la vida, como en un espejo,

te devuelva una imagen falsa

de lo que fuiste y de lo que podrías

haber hecho. Sintiendo el peso

de estas dos gravedades, inmenso,

procura buscar espacios concordes

con aquello que deseaste. De seguro

no los hallarás. Las lluvias tenues,

o las tormentas casi fronterizas, dejaron

en ti un poso significativo de odio y de

tristeza. Un sufrimiento eterno te persigue

y deja su remanso discorde en tu guarida.

Busca entonces, los granos, donde picarán

las aves del paraíso-.

 

©



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.