gisell_v

CONGOJA

 

Se duerme la tibieza si la luz se apaga
y despiertan las noches bañadas de rocío;
hay ausencias erguidas clavadas como daga,
y congoja que abraza y en nostalgia naufraga.

 

Lo dulce de unos labios vuela con el viento;
ni roza ni se anida en la miel de los ajenos.
La lluvia crea ríos y es señal de tormento,
mas es siempre vida un íntimo sentimiento.

 

Breve fue lo eterno del fulgor pretendido:
el matiz del silencio y la floresta sin riego
disgregaron colores en suelo deprimido...
Resiste el carvallo, aun con verdor perdido

 

Comentarios1

  • Hugo Emilio Ocanto

    Bellas son tus letras, Gisell.
    Gracias por compartir.
    Un abrazo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.