Lobo de Crin

Otro abril

Cuando otro abril pasó

Sin besos ni reproches

Cuando el viento  arrastró la razón

El juego golpeó la muda puerta

Cuando el pasto no sintió nuestro cuerpo

Ni las sombras de la siesta

Cuanto el paseo del can se volvió obligación

Las hojas caídas desprolijidad

Cuando el otoño nos cayó encima

Mientras nos escondimos frente al azul

Cuando no distinguimos el amarillo del verde

Todo nos parece domingo por llover

Cuando el exceso de abrigo tapó la visión

El silencio de los árboles se pierde

Cuando prima la responsabilidad de las manos

Olvidando las caricias

La vida es más corta



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.