Sin métrica

Mar

El sol salio tarde

con toda su fuerza.

 

Reverberar de luz

en las guaduas,

mi sala fue un mar verde.

 

Nadie se ahogo, 

nadie fue su mirada 

palpando la espuma creciente

sobre la transparencia

del cristal sucio.

 

Solo yo nade

en las algas de madera,

peces de concreto

desnudaron sus escamas.

 

El sol se fue temprano,

y volví a besar la tierra.

 

Comentarios2



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.