Victtor Betancourt

Al Mar.



Tendido de azul celeste,
en tus profundidades misterio guardas,
el firmamento, antesala te concede.

Inspiración divina  de poetas,
tu infinidad despliega los más bellos seres,
brincan, nadan, se sumergen,
como mi ilusión,
de morir a tu frente.

Suave brisa, de virtud acaricias,
concediendo alagos a los ojos que te miran,vienes con las olas,
con las olas te vas,
tu orden natural avivas al pasar.

Allá no se si pueda  encontrar,
ese otro lado que pienso hay,
perdiéndose a lo lejos
el sol de origen celestial.   



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.