Sandro Tovar

Hierofanía en domingo

Caminar en pleno sol, con su hermosa luz calida, seda tenue y agradable que nos toca en domingo, andando entre piedras de río,  el mundo y sus contornos bellos, saber que algo más grande que el amor nos corresponde. Entonces se manifiesta el sentir, lo perfecto entre cuerpo y espíritu, en ese lugar venerable que espera.

Así es el mundo cuando se detiene y vemos que hay delante de nosotros, en lo cotidiano, es maravilloso el instante, cuando contemplamos serenos el prodigio universal, todo junto, con los sentimientos emanando y reflejándose en las cosas que tenemos y que nunca comprendemos, un mágico domingo de Hierofanía.

Y mas bello es recordarlo, tenerlo y manifestarlo, el recuerdo nace de cualquier cosa, en un momento donde se nivelan los sentidos y nos convertimos en esa entidad que vuela al lugar donde reposa nuestra esencia. A ese lugar que tenemos dentro. El alma.

Somos otros, la terrible hazaña del hombre para poseer, nada vale ante la omnipresencia, entonces nace lo sagrado, todo es interminable cuando ese sentimiento aflora y nos eleva a la extraordinaria esencia del ser humano, germina un nuevo ser, uno que entiende las cosas del espíritu, nace en nosotros la dicha de saber, de conocernos y aceptarnos tal y como somos. Todo en un axioma alejado del odio, el rencor.

Es un instante de plenitud, alargarlo depende de la comunicación que ya desde antes de nacer teníamos con el universo, así florece todo, ante nuestra mirada de placer, y la dicha del encuentro nos va guiando por nuevas sensaciones que hasta entonces no teníamos, pero intuíamos no obstante, es nuestra primavera al verdadero y mas grande amor.

Nosotros mismos.

Comentarios1

  • JUSTO ALDÚ

    Es indudable que todos éstos pensamientos conllevan primero toda una serie de reflexiones sobre nuestra propia existencia. Lo sagrado en mi opinión se manifiesta en todo cuanto apreciamos, incluso en lo hecho por el hombre porque él mismo es producto de lo sagrado. La realidad mítica del ser se manifiesta con mucha más fuerza en la fuerza interior, en el alma misma. En ese sentido se han hecho importantes investigaciones que han demostrado que si existe algo que algunos conocen como "alma". La sola diferencia entre el peso corporal antes y despues de fallecer dan evidencias en tal sentido .
    La edad, estimado amigo, la madurez, tus estudios y lo sagrado que induce al bien, te dan la diferencia entre el común denominador de los seres humanos para elevar tu pensamiento y tener esos maravillosos recuerdos que te permiten crecer como persona. No muchos tienen esa especial fluidez. Pero de la misma forma como creces interiormente. Te das cuenta de que necesitas completar el ciclo siendo feliz. Y la felicidad hermano no está en recibir, sino en dar. Darse a los demás sin esperar recibir nada a cambio. En mi vida obtengo los ingresos necesarios para vivir y me doy a los demás con el objeto de aliviar su sufrimiento. No incito a nadie que me emule, porque cada uno es dueño de su propio destino. Cada uno es dueño de su vida y de su muerte. Solo doy fe de lo que a mí me es una experiencia espiritual única: Ver la sonrisa en la cara de un niño al que le has borrado el hambre, el dolor o le has puesto en el camino correcto, como dices tú. Lo induces al bien. Si no lo logras por completo, por lo menos te queda la satisfacción del deber cumplido. Eso me ha hecho crecer como persona, como hombre y como un humilde servidor.
    Saludos mi hermano,

    • Sandro Tovar

      Gracias doy...



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.