Oscar Lugo

14 Nisán

Cierro mis ojos para ver,

con mi corazón rebosante de fe, y poderme transportar

mil novecientos ochenta y siete años atrás,

para mirar detenidamente

la máxima demostración de amor,

que se recordará para siempre…

 

Una persona justa, inocente y leal,

clavada en un madero de tormento;

en ese preciso momento,

Dios contestó esa pregunta,

que hasta ahora ronda en muchas mentes,

quitaría esa duda

que tiene mucha gente:

Tanto amó Dios a la humanidad,

que entregó a su hijo amado,

nos abrió la maravillosa oportunidad

de ya no ser más esclavos del pecado…

 

Una muerte muy diferente

de la que todos conocemos,

un catorce de nisán del año treinta y tres,

el Hijo de Dios murió,

para rescatarnos del pecado;

un acto de amor

que sirvió para cubrir nuestro error…

 

Jesús pisó está tierra contaminada

para darnos su enseñanza;

soportó golpes, insultos y blasfemias

para que en la mentira no te pierdas…

 

Hoy veo tantas caras preocupadas,

como si no hubiera una salida;

nunca olvidemos que nuestras vidas

son y serán preciosas para Dios…

 

Por eso mi alma se serena,

también se consuela,

tiene la esperanza

de la vida eterna…

 

Es verdad, reina la maldad,

y no es mentira,

el dolor golpea nuestras vidas;

en medio de tanta oscuridad

resplandece la luz de Dios,

nos ofrece su amistad

para darnos un mundo mejor…

Comentarios1

  • JUAN DEL ALMA

    Un mensaje muy concreto y muy claro con el cual me identifico plenamente.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.