José de Jesús Camacho Medina

Me Arrullo


Me arrullo
me arrullo entre los recuerdos
de las cuatro paredes
donde precipitamos al milagro
y a un antídoto para la voragine.

Me arrullo
me arrullo entre las golondrinas que tejimos y que sabíamos que no iban a regresar el próximo verano;
pero que serían capaces de romper a los límites de cuanto existe.

Me arrullo
me arrullo entre tu mirada
cuando me recibías como insumo
y entre los balbuceos de carne
que cuajaron a códices intangibles y perpetuos.

Me arrullo
Me arrullo en el sueño
de la historia que moldeamos
donde comprobamos una vez más
que a un suspiro le cabe eternidad.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.