boris gold

EL TIEMPO QUE DUELE


Un día de esos

¿cuándo?, no interesa,

se dio cuenta exacta

que debía parar,

no había caminos

ni atajos posibles,

aunque caminara

no podía...avanzar.

 

Entonces se impuso

en esas circunstancias,

dar vuelta la página

e ir para atrás,

sería un trayecto

lleno de nostalgias,

pensando en mil cosas

que quizás...no están más

 

Con ansias primero

irá a esa esquina,

tan llena de magia

donde un arlequín,

cantando y bailando

les dirá a todos,

que la calesita

girará...sin fin.

 

También verá calles

donde tuvo historias,

muchos sueños rotos

que no pudieron ser,

preguntará a la gente

por los viejos duendes,

que tal vez le digan

lo que debe...hacer.

 

Después con un poco

de temor se iría,

por la calle larga

que lleva al andén,

mirará con pena

la humilde casita,

el tiempo que duele

y el paso...del tren.

 

Nadie fue culpable

quiso hacer la prueba,

todo es diferente

lo aprendió muy bien,

la vida que juega

sin darle revancha,

alguien le ha cobrado

y no sabe...quién

Boris Gold (simplemente...un poeta)

Comentarios2



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.