Alfonso Molina de la Serna y Manrique

XXXIII - Amanecer de primavera

La primavera radiante ya llegó
en volandas como una mariposa
desgarradora, pura y hermosa
al tiempo que una lila floreció.

El sol de la mañana amaneció
sobre una ladera azarosa
y el cielo pintado, color de rosa,
frente a la oscura noche venció.

Y un alegre pensamiento renace
tras la nocturna y alevosa helada
al abrigo donde la roca yace

tras del frío invierno la nevada,
y en la cumbre dorada se rehace
la luna ahora desorientada.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.