Ojodegirasol

Muchacho de ojos tristes

Muchacho de ojos triste 

no te ofrezco un lujoso reino

te ofrezco un reino humilde 

con terroncitos de azúcar, 

baladas felices, 

carne de cordero, 

sin finos vinos

y con té de raíces. 

No te ofrezco el cielo 

no soy Dios, 

soy Dios de mi cuerpo, 

del refugio en mis brazos, 

del calor de mi aliento

y la sal de mis labios.

No te ofrezco tu dolor en diamantes, 

te ofrezco mis ojos 

por tus ojos tristes. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.