frankcalle

DEBAJO DE LAS SÁBANAS

Es domingo, ya casi amanece.

Debajo de las sábanas los cuerpos dormidos

se tocan sin tocarse,

y los sexos se despiertan…

No es necesario que el resto del cuerpo

se ponga en alerta;

solo con las manos se llega muy lejos,

cuando dos almas se conectan,

pero no es suficiente, es solo el inicio de una tormenta.

 

Bajo las sábanas sigue el silencio.

Tu cuerpo dormido sigue sin respuesta.

El tiempo transcurre.

Son minutos eternos;

la espera se alarga y nada sucede,

pero los sexos siguen alertas aunque no lo parezca.

 

De pronto el sol penetra rompiendo ventanas,

buscando los cuerpos;

afuera la naturaleza ya está de fiesta.

Mi cuerpo casi no ha dormido cuidando tu sueño,

pero el tuyo no despierta;

y el tiempo transcurre y mis ojos casi se cierran.

Solo sexo platónico toca a nuestros cuerpos,

mientras la naturaleza ya está de fiesta.

 

Afuera el sol poco poco se levanta.

Quisiera despertarte,

pero dormida también eres bella.

Poco a poco los ojos casi se me cierran,

pero aquí, debajo de las sábanas todo es silencio,

los sexos se apagan,

y tú no despiertas…

Frank Calle (23/ mar/ 2020)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.