Gata_Azul

Esta noche



La niebla cubre las calles con su manto

y yo me oculto entre las sombras, bajo tu ventana

hace horas que la noche ha caído sobre el mundo

y yo espero pacientemente que te vayas a la cama.

No puedo verte pero sé que te estas moviendo

arriba la luz se ha apagado y duerme en silencio tu casa,

entonces trepo por los muros que te protegen

con la celeridad de una luz tenebrosa,

me sitúo al otro lado del cristal y con mi dedo pico quedamente

Solo tú puedes oírme, solo tú puedes abrirme

no entraré sin tu permiso

déjame entrar, déjame entrar esta noche

tú  asientes y yo me meto en tu habitación,

de espaldas a mí yaces tumbado, 

noto tu respiración entrecortada, deseosa, esperando

con la suavidad de una pluma llego a tu cama

me deslizo en su interior,

tu cuerpo desnudo suave como la seda

es devorado por mis manos que lo recorren en cada rincón 

mi boca pegada a tu cuello te muerde con suavidad

y un leve gemido llega a mis oídos,

me coloco sobre ti, con una mano te sujeto las muñecas

con la otra trazo senderos con las puntas de mi látigo

suaves descargas eléctricas te atraviesan cuando lo descargo

sobre tu piel caliente y húmeda 

para dejar paso a mi lengua, que recorre cada camino trazado por la tira de cuero,

me suplicas y te lo concedo,

me pongo sobre ti y me muevo,

te hago el amor despacio para terminar salvaje entre jadeos.

Muerdo una de tus muñecas antes de retirarme,

antes de que el alba lance sus primeros destellos

con un suave crujir de tela, simplemente desaparezco.

Cuando te despiertes por la mañana

creerás que todo ha sido un sueño,

de no ser por la marca que he dejado tatuada

en cierta parte de tu cuerpo.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.