Macaa

Julio

Un día nos despertamos y miramos alrededor.

Allá es bello y tranquilo.

Una mañana sin calles ni aves.

Sin ruido alguno.

Un silencio seco y lleno de intriga...

Aquellos que vieron al sol salir, hoy quemados están.

Frío de julio por la tarde, tus hojas crujen en mis pies en la ciudad vacía.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.