Nuria de espinosa

Adictos a los poemas


Cuando hace frío no apetece salir al exterior,
y un mundo de posibilidades se convierte en opción, más tan solo la pluma llenará tu corazón
con efímeros rituales de versos y amor.
Los libros perecen vacios, sin letras ni color,
hay hastío en el mundo y ciega es su dirección.
Recuerda el caldero, que con todo acabó, y le
pido a la vida, que descubra todo gesto de amor.
La realidad está escrita, los momentos aún no.
No hay obligación , ni tampoco decepción,
pero sí imaginación y un mundo lleno de color.
Saca tu pluma poeta, y sigue esta adicción.
Escribe fábulas, cuentos y también narración,
escribe estrofas y versos que te salgan del corazón. Continúa este poema, escrito
con mucha fuerza, amistad y amor; así soy yo.


Hoy salir al exterior señala sin duda al amor,
aquel que como tormenta de invierto hace verano,
viviendo otoño siendo azul claro.
Respiro narración de extraño...
este clavo introducido por amargo,
latidos al corazón, como corrida de galgo.
Perro travieso escondido en tarjetas de regalos.
Perro por enamorar y ser gallo, domador como jinete de mulas y asnos...
IAEM


No hay tormenta que no pueda ser serena,
hay veranos cálidos, regalos muy caros;
animales domados, latidos extraños.
Llegó un trovador y cantó su canción,
la sonata del amor ebrio de pasión.
(Nuria)

Comentarios2



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.