flavio alexander

TODO COMENZÓ



todo comenzó con una sola mirada

me miraste y sin querer de ti me enamore

todo comenzó con un calido abrazo 

y supe que serias todo para mi 

todo comenzó con una caricia 

y senti que eras mi complemento perfecto

todo comenzó con un te quiero 

y pasando meses me demostraste amarme 

y me dijiste te amo y siempre contigo

soy afortunado al tener una gran mujer a mi lado

cuando estoy desahuciado me da mucha fuerza y coraje

cuando estoy triste me consuela y me brinda su hombro

cuando tengo frío me da su abrigo y me calienta con sus abrazos

cuando me siento sin fuerzas me da la suya y me hace mas fuerte 

cuando alguien habla a mis espaldas ella pone sus manos al fuego por mi

cuando me encuentro deprimido me da aliento y me levanta de mis caídas.

bendito sea la mujer que no se fija en las cosas materiales

sino se fija en la forma que la trata su pareja 

bendito sea la mujer que no le importa el dinero 

sino le importa la felicidad

y lo más importante el respeto mutuo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.