Luis Mariano Cortés Vega

Indiferencia

Vestida de noches sin luna

cruzas la línea del destino.

Con pies de gacela

caminas sigilosa

en cada esquina de la vida.

 

Nada te detiene.

Tu mirada humeante

con párpados azules

se hunde en los corazones

de los huesos mudos.

 

Las lágrimas bañan tu rostro

y el aire se lamenta

rompiendo el silencio de tus pasos.

 

Nada te detiene.

caminas más aprisa

que la sangre vertida

de las ciudades arrulladas

por el mosto de la muerte.

 

Nada te detiene.

cada esquina es testigo

de tu mirada fría

congelando las sábanas

de los veranos.

 

Nada te detiene.

Tus pies mudos

seguirán descalzos

caminando en los besos

del invierno.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.