Paul Enigma

Tiempo perdido

No soy yo quien escribe

Es la melancolía 

Que lleva marcas en las manos

Que recuerdan las del alma.

 

Lo que tuve no fue

A quien quise siempre fue un imposible

Haciéndose tiempo hasta encontrar amor

Lejos de la nada. 

 

Mientras tanto las semillas

Que son sublimes

Pero que nacieron del sinsentido

Juegan mientras me desangro. 

 

Y aún su existencia es vital

Para seguir respirando

Mientras dure habrá esperanza

De superar la agonía. 

 

Que remota te siento

Pero presente a escondidas

Detrás de los telones

Te mueves con sigilo

Viendo si es prudente aparecer o no

Yo espero con vigorosa necesidad que lo hagas

Pero la razón siempre nos gana la partida. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.