Raurum

Léeme, escúchame, siénteme.



Ya no sé como decirte que te extraño
y que te quiero, mis palabras se agotan
mientras mis sentimientos aumentan.
¿Qué será de mi cuando me quede
sin palabras? Cuando ya no pueda
decirte lo que siento aquí en el pecho,
entre mi respiración y mis latidos.
Ahí donde has construido tu hogar,
donde vives cuidando de mi.

Si las palabras un día se agotan usaré
hasta la última y amante letra solo para
que sepas lo que siento, hoy y siempre.
Y si encontraras un signo, una coma
perdida entre mis textos, ¡Síguelos!
porque te llevaran de vuelta a mi,
donde sabes, siempre tendrás tu hogar.

Y si mi voz se apaga y no digo nada,
abrázame, cuida y escucha mis latidos,
descifralos, acelerados, lentos, tranquilos,
esconden un poema, una vereda o un "te quiero".
Pero siempre procuraré que sepas lo que siento,
ya sea con palabras, sonidos o latidos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.