Alejandro Irache

Irracionalismo

Oigo a la distancia

el grito de los viejos diciendo;

"tiempos mejores vendrán", 

sus arrugas aún esperan

con esperanza,

como un niño ingenuo.


Veo en los epitafios

como se marchita el hombre,

y me hundo en la desesperanza;

un trago tras otro de realidad que me azota,

porque no soy un niño,

ni un león, ni un camello.


No hay esperanza en la tierra, 

ni en el cielo, ni infierno,

entonces, ¿cuál es la verdad? 

¿la que dicen ellos? ¿o aquellos?

solo veo mis interpretaciones

nadar en este mar de hechos.

 

No encuentro la verdad en el poder,

las mascaras esconden las manchas

entre capas y capas de promesas,

castigan con sus lenguas bípedas 

sobre los deseos,

sobre la ignorancia.


Adiós hombre

o a Dios insensible;

que más da quien vive en esta realidad

si sabemos que estamos muertos,

bajo el peso de la tragicomedia 

que sonríe a los desesperanzados.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.