José Santos

HAY UN LUGAR


Siempre me pregunte ,sin aliento, ¿A que lugar pertenezco?

Pensé que estaba en la cima del peldaño al centro de todos 
sosteniendo el oro
Pensé que estaba en la casa de los profetas
Pensé que estaba en la soledad
Pensé que estaba en la fortuna


Pero solo había un lugar donde quería estar
Un lugar donde sostener tu mano
Un lugar donde profesar mi amor
Un lugar donde compartir mi soledad, porque 
la soledad es hermosa cuando se tiene a quien decírselo
Un lugar donde sentirme afortunado por tenerte a mi lado

Varias veces pensé que te había encontrado
Y estés donde estés mi lugar soñado
Aun te sigo esperando
 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.