Laura Cabrera "La dolida"

No quiero más la vida


Extendió las manos y la cabeza esperando que la guillotina cayera y muy pronto le quitara la vida, que se desapareciera el suspiro y que nunca más hubiera reflejo en sus ojos.
Sin embargo lo único que recibió fueron látigos que uno a uno se sintieron como caricias pues el dolor que había en su alma era más fuerte.
Oh cielo mio, cuántas veces no había intentado y simplemente sus ojos verdes lagrimaron, cuántas veces no había intentado refugiarse en el último suspiro.
Gritaba: "No quiero más la vida, no la quiero ni para vivir contigo".
Siempre esperando el momento extendía las manos y la cabeza, más siempre recibía caricias.
Pero porque soñara en esperar un momento porque lo hará si su rostro aún es viento, porque no querer la vida si la vida misma es muerte, ¿Es que acaso quiere empezar a vivir?.
Oh cielo mío porque sigue gritando "No quiero más la vida".


Puso sus manos en el fuego...
por aquella mujer...
pero, no se olvidó de su perfume de mujer,
cuando en el tiempo, sólo obtuvo un callado ser,
¡y sus manos, ay, de sus manos!,
quedaron cenizas frías,
como el dolor de sus caricias,
¡en el alma, ay, el alma!,
en que sólo la luz alumbró como aquel fuego...
entre sus más frías manos...
Zoraya (EMYZAG)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.