Antonia Ceada Acevedo

La prostituta


Iluminan sus labios la borrosa noche.
camina la calle palpitante,temerosa
entre las llamas de babeantes lascivos
que pagan por sus caricias de agonía.


Tu naufragio es mi naufragio,
tu guarida mi guarida,
tu miseria mi miseria,
tu tristeza mi alegría.
Yo soy..,¡tu naufragio!.


envuelta en un frío latente que cubre como un manto incandescente, mis mejillas sonrojadas medio pintadas para disimular el desvelo de mis madrugadas.


Noches en soledad,
ojos a la intemperie,
cuando las caricias son barbarie,
del algún hombre asiduo a la felicidad...
Zoraya (EMYZAG)


Desnuda eres, niña
durazno aterciopelado
una hora en antumbra,
quince minutos en penumbra.
*
Amada chicuela, playa pisada y desflorada
besada por el sol, acariciada por las olas
das el amor que no tienes, entregándote
en cuerpo y alma a quien no te merece.
*
-¿Cómo te pagaré, beldad hecha lujuria?
¿Cómo te compraré, cándida víctima de trata?
-Comprame por siempre, no por una hora.
Con risas primero y gemidos después.
*
Queso en oliva, charqui en miel
tal vez sea tu sonrisa
tal vez sea tu voz
niña, algo en mí provocas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.