Raiser

Presentimiento

Hoy desperté con un mal presentimiento...

Llevo poco más de 20 días con episodios depresivos;

Noté que era depresivo hace ya un año atrás, tal vez más.

Todo comenzó porque sentí que mi vida era vacía y que aunque todo andara bien

yo seguía estando mal, por ende me hice un test y efectivamente,

tenía un porcentaje bastante alto de depresión con un aviso grande que decía

que buscara ayuda inmediatamente.

 

Nunca lo hice, lucho con ella por mí mismo y puedo decir que tengo incluso

momentos alegres casi todos los días, aunque eso de la felicidad interna

parece que se fue a vivir a otro cuerpo.

Como si una parte de mi alma se hubiese peleado conmigo mismo

y hubiese decidido tomar otro camino.

 

La depresión nunca me afectó lo suficiente como para pensar en quitarme la vida,

a pesar de sentirme solo todos los días y de perder los propósitos de ella

siempre sentí que era una etapa y que iba a salir de ella.

 

Pero hoy, hoy desperté con un mal presentimiento...

No me gustan los presentimientos pues siento que aunque no pueda interpretarlos

siempre aparecen cuando algo malo está por suceder

y lo peor de todo es que normalmente van acompañados de la muerte,

entonces me pregunto quién será el próximo y me angustia el no saberlo.

 

Siempre pensé que las personas que se suicidan lo meditaban desde hacía mucho tiempo atrás

que era una decisión que pensabas realizar con antelación

que no podías simplemente tomarla y ya

pero hoy creo que la mente te encierra en aquellos pequeños detalles que le dan valor

a aquella propuesta de tu subconsciente y entonces tus presentimientos tienen sentido

y sabes quién es la víctima de él, sabes quién es el siguiente y al mismo tiempo

la presión de tu cuerpo te dice que es tu momento de entenderlo y darte cuenta 

que o estás loco o por fin has logrado traducir ese mensaje con el que despertaste

el mensaje que tal vez mucho han recibido, el mismo que hace que alcances a despedirte de tus seres queridos

como lo han hecho aquellos que se fueron de mí para no regresar

como si tu propósito en la vida fuera terminar aquí

como si de alguna manera queriendo o no queriendo

tu destino estuviera marcado a terminar hoy.

 

Hoy, desperté con un presentimiento...

el presentimiento de estar muerto.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.