Poeta 357

Luna roja

 

Grabè Miles de amaneceres

En mis pupilas

Y siempre fue el mar su telón

Más decorado

 

Pero nada se compara a ti

Cuando el sol se pone

Y el mar se tiñe de negro

Allí en el fin del horizonte

Naces tú.

 

Mi amada luna roja.

 

Ahora se, porque eras tan importante.

Ahora entiendo porque 

Miraba desde la playa esperándote

 

Estabas allí cuando charlaba con mi hermano

En la más lejana altamar

Juntos te miramos reinar sobre aquel golfo.

 

Ahora entiendo, porque te buscaba

Mi amada luna roja.

 

De niño escuché de mi madre cuentos de Titanes

De diosas que se convertían en mujer

Para visitar a los mortales 

 

De mi hermano historias de marinos

Que te rezaban por dirección 

Diosa de Luna

 

Y hoy que he perdido mis mentores

Y solo estoy en mi barco

Te has dignado en aparecer 

Cómo en los cuentos de mi madre

Te convertistes en mujer

 

 Pasiente te espero hermosa luna roja

Quiero probar el fuego de tus labios

Pues te amo desde niño

Sin saber que existias.

Te he esperado largura de años 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.