Claudio Ernesto Poeta

Sin tu voz

Cuando no me llamas

me recorre un frío estepario

un segundo de huesos congelados

la voz, seca, se hunde

los ojos quiebran su constante dirección

y los pies flotan un irreverente vacío.

 

Cuando no me llamas

el amanecer es lento

los sonetos enferman

el vino flamea tu nombre

sobre trozos de mí

 

Los órganos descarrilan

la intención de besarte

se derrite fugaz

y la noche es un lapsus eterno de soledad

a la espera de tu orilla

 

Cuando no me llamas

me desnudan los sentidos

asemejo invalidez.

 

Claudio Ernesto



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.