Ana Robledo

MI CONSTANTE

Te pienso, 

y quisiera decirte tanto, 

pasar horas hablándote de todo, 

pero en realidad no queda más nada que decir, 

todo está aquí, 

el vacío, 

la nada, 

la soledad desordenada, 

todas parecen coincidir. 

 

Pero te pienso, 

te repito en mi mente, 

te repito en mis pensamientos, 

y en realidad no quiero que te quedes, 

sólo no quiero que te vayas, 

sólo no quiero que te alejes, 

y me pongo a escribir ese mensaje, 

ese último mensaje, 

y mientras lo escribo, 

siento que mis dedos a la par de mi corazón 

se rompen poco a poco con cada palabra, 

y miró mis uñas, 

azules, 

azules por el frío que he dejado que llegue a mi corazón y se disemine a todo mi cuerpo. 

 

Pero no puedo dejar de mirarlas, 

ellas te traen a mi pensamiento, 

te recuerdo cobijandolas y diciéndome seriamente que soy tan delicada

que jamás podré estar sola, 

que no puedo cuidarme sola. 

 

Hoy que las veo, 

pienso que quizá no era necesario, 

que quizá no era necesario que estuvieras a mi lado para cuidarme y calentarme las manos. 

 

Y todo eso me regresa, 

y me hace entender que existíamos como una gran mentira que nos creíamos sólo a ratos, 

y que aunque existió y fue real, 

no queda nada más que escribirte mientras te borró para borrarte mientras te escribo. 

             

                Autor. Ana Andrea Robledo Cardona 

 

Comentarios2

  • Misael Gaston

    -"La soledad desordenada"- es fascinante imaginarla... "Desordenada y vacía" como la tierra en un principio, esto puede ser visto como una oportunidad de empezar nuevamente...

  • JAVIER SOLIS

    Te repito en mis pensamientos,
    existíamos como una gran mentira
    en verdad hoy pienso en ti
    mientras te escribo para borrarte.

    Muy bonito amiga me ha encantado
    Con cariño
    JAVIER



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.