Diego Herlein

Nada de nada

Nada de nada ha quedado.
Una silla de roto respaldo
apenas un aroma en un cuarto abandonado.

Nada de nada ha quedado.
Ni el susurro de tu adiós 
si es que acaso lo habrás dejado.

El verano nos robó 
esa última lágrima, evaporada.
Nada ha quedado.
Nada de nada.

Comentarios1

  • alicia perez hernandez

    TRISTES VEROS...
    HABLA EL CORAZĂ“N CUANDO ESTA DESOLADO Y NO QUEDA NADA...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.