Cirro

Silencio de cantar

Hay intimidades que jamás podré decir

y esta vez no son las pecaminosas

sino paradójicamente las más hermosas

esas que vuelcan el hogar en esperanzas

y que como todas las cosas

pasan

y ahora una de ellas muere frente a mí

como un si un niño de tres años

en su eternidad

se fuese con el viento

y me dejare su estela de amor

para siempre en el pecho

un dolor naranjo atardecido

que en llanto se vuelve implosión

llanto hacia adentro

florido desierto

cascada

un eterno mirar hacia el mar

y es que vivo con el mar

siempre el mar

incluso en esta muerte tan inocente

bella

en esta muerte tan viva

donde canto la intimidad que jamás 

podré cantar

 

Comentarios1

  • gaston campano

    El canto se vuelve mudo
    y la mudez tristeza
    explosiona la cabeza
    haciƩndose un solo nudo.

    Saludos cordiales.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.