Drcitabetty

Ayer fué un día triste

Ayer fué un día muy triste

Pero a pesar de todo brillaba el sol,

pero a pesar las flores se movían.

Una lágrima brotaba de mis ojos, y de todos los que te rodeaban.

 

A veces la vida es tan difícil de entender,

Aceptar la partida de un ser amado no es fácil,

menos cuando se trata de un pequeñin amado,

de una personita que apenas nos había salvado.

 

Aun así nos sentimos agradecidos,

porque aunque corto el tiempo nos llenaste de tu alegría.

Nunca olvidaremos esa sonrisa que nos impacientaba,

nos hacía sentir una persona muy amada.

 

Ayer fué un día triste, triste en el corazón,

y aún así las aves cantaban,

El verde del pasto relucía

y el viento soplaba sin vacilación. 

 

Te llevaremos siempre en nuestro pensamiento

pequeñito ángel de Dios,

Y donde sea que te encuentras y nos mires

no olvides que estas personas te amamos en el tiempo lento.

 

Por el momento el dolor se apodera de nosotros, 

aunque sabemos que estás en un mejor lugar,

el hecho de no escuchar tu sonrisa e incluso tu llanto

eso mi pequeña hermosa nos hace estallar.

 

Pero el sol brilla y eso me hace pensar

que donde quiera que estés me abrazas

me pides que no desfallezcamos

y que siempre al igual que nosotros nos vas a amar.

 

Ayer fué un día triste

y hoy me encuentro escribiéndote para sanar mi dolor,

escribiéndote diciéndote que te amo

y que un día nos volveremos a mirar.

 

Gracias a Dios por el tiempo que estuviste aquí

sanando el alma, llenado el corazón, enseñandonos su bondad.

 

Gracias a Dios porque aunque corto el tiempo 

suficiente fué para regalarte todo nuestro amor. 

 

Por ahora estamos rotos, porque ayer fué un día triste,

pero con el paso de los días sanaremos, e iremos recordando 

que cada día que nos diste, fue luz, amor, paz 

y que donde quiera que estés te seguiremos amando.

 

Comentarios2

  • Yamila Valenzuela

    Intenso dolor en tus letras, pero con una esperanza en el tiempo, eso es muy bueno.
    Apapacho!

  • alicia perez hernandez

    UN GRAN ABRAZO A TU ALMA TRISTE. QUE LA PAZ DE DIOS INUNDE TU CORAZÓN DE SOSIEGO.
    ES DIFÍCIL CONSOLAR A ALGUIEN QUE ESTA SUFRIENDO POR LA PERDIDA DE UN SER QUERIDO.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.