Al Duborg

Mi cuarta dimensión

Potro que nunca envejeces

e inexorable cabalgas

vivo atado a tus crines

a la luz del sol...!

mientras brillan las estrellas,

cuando la luna se esconde

al despertar la alborada.

 

Lluvia de años, mi escolta

relinchó la madrugada,

el cénit brinca en el anca

mi arrebol las pinta de negro,

mis sienes se tiñen albas

caballo sabio sin riendas,

  lo alimentan tus hazañas.                                    



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.