Alexandra L.

El Sinsonte

 

Canta el sinsonte en su jaula
de confort y bienestar
tiene barrotes de oro
techo de fino vitral.

Trina en su jaula dorada
donde abunda agua y pan
canta en su jaula el sinsonte
respira seguridad.

Ve el amanecer rosado,
y aromas del naranjal le llegan,
mas no le alcanza el rocío
que duerme en el cafetal.

Justo al partirse la tarde
el calor suele aumentar
estruendo y algarabía
le llegan del manantial.

Sueña en su jaula el sinsonte
con el verde matorral,
la dulce fruta madura
el arrullo del palmar.

Cubierto el campo de flores
la primavera llego los colores se acentúan
exhibiendo su esplendor y se construyen los nidos
donde crecerá el amor.

Reina el silencio en la jaula, ha enmudecido el cantor,
no le basta alpiste y agua, ni aquel techo de color
los barrotes son las lanzas que apresan su corazón
añora el monte el sinsonte, la libertad que perdió.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.