M.G.Ratia

BLANCO QUERER

 

 

Que bien te sienta la falda,
de volante almidoná,
blanca con enaguas blancas,
parece nata montá.

 

Una sortija en tu pelo,
parece un blanco clavel,
preso entre blancas peinetas,
de tu melena de miel.

 

Tus manos blancas bordadas,
con las uñitas lacas,
y dos castañuelas blancas,
como la espuma del mar.

 

Tu boca rojo granate,
y tu risa cascabel,
quererte cómo te quíero,
y no te puedo querer.

 

[...parece nata montá]
y allá por la amanecia,
por besarte desespero,
no existe tanto quererte,
quererte como te quiero.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.