Gibran Aceituno

Vi la muerte

Reduje la prisa, estacioné el momento..
el sereno caía y el sol salía

Intermitentes parpadeaban
gritando el auxilio que se vivía.

Camine aprisa cual tigre lo hace en su último zarpazo
para memorizar la escena
que estampó la imprudencia

Entonces vi la muerte en el asfalto,
la vi aniquilando al del asiento

Entonces detuve el tiempo
y mis ojos se dilataron,
al verla como acechaba a los otros.

La vi en un instante.
La velocidad la llamó y el alcohol la inmortalizó.

Así de rápido se suprime la vida,
Así de ignorantes conducimos,
Así de tercos aceleramos, 
para unirnos a la muerte en un pestañeo de ojos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.