angelillo201

Me aguanto y desespero, Angelillo Uixó



Dios ha muerto, bien.

Pero nosotros también.

No puedo llamar a las puertas del cielo, No.

Ni tampoco al corazón de los hombres, No.

Todo es líquido y ausente.

La vida está cerrada como la muerte.

Me aguanto y desespero.

Como un ruiseñor en su prisión cantando a sus ausencias.

Su triste voz alegra a quien la escucha.

Me desespero.

Angelillo de Uixó.

cancionero para olvidar la ausencia.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.