Samantha Sanz

¡SIN ECLIPSE!...


AVISO DE AUSENCIA DE Samantha Sanz
¡Y nació el sentimiento...y fluyó el verso!

 

 

¡SIN ECLIPSE!...

 

Y el sol se apagó...

y la luna estaba tan triste

que no sabía qué vestido ponerse

para salir esa noche 

y ocultar su agonía.

Si se ponía el ropaje 

de luna menguante

todo mundo notaría 

que sus diamantes 

estaban quebrados y sin brillo;

si se ponía el de luna creciente,

su belleza y esplendor

saldrían a la luz muy lentamente

y en ese lapso

las tinieblas opacarían su luminiscencia;

si se ponía su vestimenta

de luna nueva

sentiría que no es ella,

pues perdería su esencia de plata 

y su brillo encantador de soberana universal.

Después de mucho pensarlo...

Tuvo que sacar fuerzas

de los astros y constelaciones 

de todo el orbe

para hacer su aparición…

En seguida de un silencio total…

las estrellas hicieron su baile de entrada

para recibir a la reina de la noche...

Esa noche…¡hubo luna llena!

Y el sol que yacía retraído tras bambalinas,

viendo la belleza y esplendor de la  luna

volvió a resurgir de nuevo

en toda su magnificencia,

sólo que separados de por vida…

y  no por ellos, no,

sino por las circunstancias

que marcaron sus destinos.

Sólo un eclipse...

¡volvería a juntarlos de nuevo!

Pero por lo menos,

volvieron a renacer como lo que son…

¡Los monarcas del día y de  la noche!

Ambos separados,

cumpliendo su misión,

intentando ser felices…

¡Buscando la alegría por algún rincón!



D.R.

Samantha Sanz 

México

13/01/2020

21:00 hrs.






Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.