Antonio Encinas Carranza

Las meditaciones del árbol

Las meditaciones del árbol

 

 

Los árboles meditan y reflexionan

su callada quietud, perturbando la nostalgia,

la añoranza y la melancolía,

de los que buscan su compañía.

 

En el silencio de la noche

reverdecen vigorosas

las preguntas que les hacen

los que sufren de soledad.


Los que se cobijan bajo su sombra.

para aprovechar su serenidad

y soñar en su callada quietud

añorando los años de la inquietante juventud.


Son cálidos seres que florecen 

y recitan en las noches 

los versos que brotaron en las mañanas

cálidas de la primavera.

 

Es el sueño de los árboles

 que mientras perfuman los días.

Entretejen sus hojas

formando un tejido de ramas.

que bailan al compás de los vientos.

 

Mítico caballero vestido de madera

que acuna entre sus ramas

su sombra en el verano.

 

Retozan de verdor y refulgen en su color,

rodeados de aves y mariposas en su rededor.

Siempre los recibe con los brazos abiertos.

 

Vuelan sus hojas en tiempos de otoño.

Y de hoja a hoja se va quedando desnudo

Hasta que se le nota el alma llena de candor.

Sin perder su carácter noble y equilibrado.


Le encanta su propia timidez,

Le teme a la oscuridad.

Por eso busca la luz del Sol,

Que le da fuerza y vigor.

 

El árbol solo quiere olvidar las cicatrices

Que le causan las angustias

Que los recuerdos le traen

Del hacha, el rayo y las llamas.

 

La sabiduría del árbol cae con su sombra.

Y se desparrama con su perfume

invadiendo de aromas y frangancias naturales

los alegres parques y los sombríos bosques.


Si encuentras un árbol en tu camino

Extiendele los brazos con confianza

y dale con calor un abrazo

y en recompensa el te entregará 

las energías que su cuerpo guarda.

 

Si a cuya sombra te has de sentar

escucharás sus sabios consejos,

entonces entenderás

el verdadero sentido de la vida.


Autor: Antonio Encinas Carranza


De: Lima, Perú.

  1. R.

 

 

 

Autor: Antonio Encinas Carranza


De: Lima, Perú.

  1. D. R.


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.