negrolindo

Querellante


Soy la querella de un impávido corazón
albergado en el mío con un amor apasionado.
Desde tu emblemático oeste
a mi romántico sur
una estrella plateada vislumbró mi corazón.
He de encontrarte en tu bosque de robles
con el delirio de tu boca
y el amor en tus ojos
al ver nuestras almas desnudas.
Nos sorprenderá solo la mágica noche
esperada, calurosa y ardiente
y tan llenos de lujuria y amor.
Soy la huella que alberga el destino,
en el itinerario de tu amor, gitana y traviesa,
Hacia la primera querella soy espuma y sonrisa,
me lleva el viento y la prisa, es que voy sin temor,
valiente mi corazón hoy lo toman por sorpresa,
alberga naturalezas de salvaje intromisión,
a veces a paso lento es cuando se saborea mejor,
los bosques hoy nos deparan sencillamente el amor!!!!
Siento que tiemblan mis entrañas,
como algo telúrico que no puedo dominar,
y te presentas como ardiente poema,
sin temor, una verdadera gitana y traviesa.
Tengo ya la mirada, desde mi roja y bullente sangre
todo mi interior mirando al norte,
y con un impávido corazón.
He esperado al valiente amor apasionado,
entre tu robledal y el caótico bosque de cemento
mi boca ansía lo que tu corazón me enseñe,
tal ves así será, un verdadero y sencillo amor!!!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.