Marcus David

Hagamos un trato

Hagamos un trato,
Déjeme mirarle a los ojos,
Abrazarlos con mi mirada.
Déjeme negociar,
Y si me acerco a abrasarle,
Recordar su olor.
Hagamos un trueque,
Le entrego mi corazón,
Cuidelo, hable con el,
Y de vez en cuando
Beselo entre un anochecer.
Hagamos un contrato,
De esos sin conclusión,
Que yo pueda amarle
Sin fin, y que la poesía
Y tu, me den para vivir.
Cerremos esto,
Yo le amaré hasta mi
último respiro,
Y que su suspiro de
Amada, me regale como
Un hada, él sueño, de esos
Con usted y yo, amarrados de
La mano, como amantes de
Verdad, en una noche de besos
sin fin.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.